jueves, 29 de julio de 2010

Humor y religión

"¿Por qué D's mandó a escribir los 10 mandamientos en 2 tablas? Para que los hombres se dejaran una copia."

Ese intento de chiste que no llegaría a Viña por si acaso es probablemente una de las primeras muestras de humor y religión. Si usted es abierto de mente, probablemente no le encuentre ninguna gracia y siga leyendo por si encuentra algo que valga la pena. Si usted es integrista religioso (ojalá me queden de esos amigos), seguramente encontrará que estoy riéndome de un hecho bíblico y que estoy cuestionando algo que pertenece a la palabra de D's, por lo que me considerará blasfemo en el peor de los casos o, al menos, falto de respeto con algo tan delicado para las personas como lo es la religión.

Hoy día leí que Herman Chadwick (quien debe ser de los hombres más peligrosamente poderosos de este país: preside el Consejo Nacional de Televisión y es presidente de las carreteras concesionadas, además de haber sido Conservador de Bienes Raíces de Santiago) puso el grito en el cielo por una rutina del "Club de la Comedia" sobre Jesús. En lo personal no la he visto porque no me gusta ese programa, pero inmediatamente me trae a la mente un problema que los ingleses de Sudamérica (¿seguimos siendo jaguares también?) no hemos solucionado nunca, a diferencia de los ingleses de Europa: la relación entre humor y religión.

¿Por qué nos reímos de las religiones? Principalmente por una razón: son parte del establishment y una de las maneras para liberarnos de éste es riéndonos, bajándole el perfil de lo que parecieran ser y poniéndolas al nivel de las actividades comunes y corrientes que hacemos los mortales. Así como nos reímos de los políticos, del jefe y del star system, nos reímos también de la religión. Sin embargo, hay algo especial en reírse de la religión, pues al provocarla con el humor, ésta responde de forma poco amigable, lo cual en sí es gracioso también.

El problema se encuentra en el humor acerca de fundamentos de una determinada fe. Un ejemplo claro es "La vida de Brian" de Monty Python, que relata la vida de un nazareno que vivió muchos aspectos similares a los de Jesús, pero jocosos, colocando el nacimiento de la fe cristiana como el producto de una histeria colectiva. En su tiempo, todos los conservadores ingleses pusieron el grito en el cielo y pidieron la prohibición de la película (en algunas partes de Inglaterra AÚN sigue prohibida), porque ridiculizaba a las religiones organizadas y desnaturalizaba la historia de Jesús...



Como persona librepensante, no soy de quienes piensan que al humor hay que exigirle respeto. ¿Por qué? Porque es sumamente relativa la línea del respeto para cada miembro del respetable público... y cuando se traspasa, no hay cosa más fome que comediante/humorista pidiendo disculpas públicas. Además, cada uno es libre de elegir entre humor blanco, humor negro, humor gris, humor vítreo y humor acuoso. Lo que sí hay que exigirle al humor, sea amateur o profesional, es que sea bien intencionado: que el propósito de una rutina o un chiste sea hacer reír y punto. No es lo mismo mostrar a Jesús como un hippie volado (que por lo demás, es la imagen que varios tienen de él), que considerar graciosas las torturas que sufrió Jesús: lo primero no daña a nadie, lo segundo es malicia.

Lo más patético es el grito en el cielo que ponen los pechoños por el humor religioso. Si tienen la fe que dicen, ¿no debiera resbalarles que se rían de aspectos de su credo? Si a comentarios que caen por su propio peso son capaces de sancionarlos con posterioridad a su emisión (una forma sutil de censura), ¿cómo reaccionarán a los reales ataques contra su fe?.

A veces trato de entender la lógica de quienes quieren evitar la emisión del "humor blasfemo", porque yo me compro el argumento liberal de "Si no le gusta, no lo vea". Todavía no lo logro, porque lo del "mal ejemplo" me resulta inconcebible en una sociedad libre y lo de "sentirse ofendidos con el hecho que se transmita" me parece de quisquillosos. Sin embargo, los seres humanos sentimos atracción a lo prohibido, por lo que el peor negocio para los guardianes de la ortodoxia religiosa es la censura...

Te lo dice,

R.F.S.K.


P.D.: Todo lo dicho con anterioridad se aplica al humor político, que en tiempos de política de mala calidad, se requiere con urgencia.
Si te gustó, gracias por compartir. Si no te gustó, gracias por comentar.