sábado, 6 de agosto de 2011

Lugares comunes post-4 de agosto (incluye sugerencias)


Viendo tele, leyendo el diario, tanteando redes sociales y conversando con amigos, me he percatado de los siguientes lugares comunes:

1. Sí a la reforma educacional, no a la revolución comunista: Digno de la Guerra Fría. Es verdad que los dos guaripolas del movimiento por la educación son comunistas, uno estando de sobra. Sin embargo, se olvidan que este movimiento va mas allá de esas dos personas e incluso de la CONFECH, los secundarios y el Colegio de Profesores. Muchos participamos de este movimiento ciudadano sin ser comunistas ni estudiantes y lo hacemos porque es lo que hay que hacer. El día que el movimiento sea utilizado con fines personales o de un partido, se acaba. Y eso lo saben todos, incluido el comunismo.

Sugerencia: Apoyen el movimiento igual. Si en verdad temen que le coman a sus guaguas o que les canten El Pueblo Unido Jamás Será Vencido, armen su propio cuento y juéguensela, pero no se queden de brazos cruzados porque eso los convierte en conformistas.

2. Reformemos con educación y no con política: Evidencia de lo nefasto que ha sido el gremialismo (UDI, UDD, LyD, PUCCh). Si yo quiero desmunicipalización/estatización, es una opción política. Si yo quiero privilegiar el derecho de los padres a elegir, es una opción política. Si quiero contenidos mínimos en los colegios, es una opción política. Si quiero subir los impuestos para tener más fondos para educación, es la madre de las opciones políticas. Si quiero regalar vouchers y dejarlo todo en manos de privados, es la opción política al cuadrado. ¿Y si me gusta todo como está y creo que los pendejos están puro hueveando y que hay que sacar a los militares a la calle? ¿Es amor? Lamento contarles que es de las peores opciones políticas.

Sugerencia: No den la cacha, quédense calladitos y trabajen tranquilos. El país funciona mejor con ustedes en sus pegas que con ustedes en política.

3. No se llega a ningún lado tirando piedras: Ingenuidad, ceguera y prejuicio a la orden del día. Ingenuidad porque se pretende creer que lo que no se cambió en 9 años de dictadura (desde 1981) y en 21 de democracia, se puede cambiar con la buena voluntad de una gobierno que no cree en la solidaridad ni en la dignidad humana de los nacidos vivos. Ceguera porque no consideran que hay violencia en un sistema educacional fundado en la selección natural y en la segregación social y que esa violencia sólo engendra más violencia. Prejuicio porque hay un trato delincuencial, a partir de hechos aislados, a todo un movimiento basado en la libre expresión y en el ejercicio democrático.

Sugerencia: Insulten a un cualquiera, denígrenlo, háganle sentir que siempre va a ser un perdedor y que ustedes no se juntan con rotos como él. Si les responde con un cornete en el hocico, sabrán entender a los estudiantes.

4. Vuelvan a clases que no dejan trabajar a la gente honesta: Muestra del egocentrismo chilensis. En nuestro país cada día más individualista, muchos viven su vida no importándoles nada y sólo reaccionan si les molestan en su metro cuadrado. Si hay pobres, una pena. Si atropellaron a alguien, no es pariente mío. Si hay problemas en el grupo de trabajo, no me metan. Si el sistema educacional es injusto, todos mis hijos salieron de la universidad. Pero si no me dejan llegar a la pega o escucho cacerolazos, déjenme vivir, lo otro es problema suyo. Caso especial el de los que sufren destrozos, porque ellos pueden, como todo chileno, recurrir a los tribunales en contra de los responsables o solicitar protección, pero no por ello van a coartar el legítimo derecho a reunirse pacíficamente.

Sugerencia: Inviertan en propiedades insulares de Chiloé y Aysén. Además de tener respaldo para una eventual crisis económica, se liberan de la carga odiosa que es para ustedes la sociedad.

5. La marcha del jueves era innecesaria: Gente de poca fe. ¡Imagínense si a los seguidores del Mahatma Gandhi o si a los checoslovacos en la Revolución de Terciopelo (que protestaron 15 días seguidos para derrocar al régimen comunista de entonces) se les hubiera ocurrido decir la marcha del jueves es innecesaria! Este sistema político no permite que la ciudadanía pueda recurrir a otros medios que no sean la protesta (no hay plebiscitos ni consultas y los congresistas representan a partidos, no a ciudadanos). Cuando esa es la realidad, hay que ser perseverantes y saber no abusar de la confianza que la gente deposita en la causa. El jueves, sobre todo después de las amenazas de Rodrigo Hinzpeter, era un día en que el gobierno perdió credibilidad y que el movimiento debía ganársela, por lo que había que marchar y cacerolear. No haberlo hecho y no seguir haciéndolo en los próximos días es confiar en un juego político que no se lo merece.

Sugerencia: Crean en este movimiento. A diferencia del fiasco de 2006, los cabros no se están vendiendo. Podrán cometer errores y podrán atraer mala junta, pero es responsabilidad de todos los que queremos que de una vez por todas se resuelva la crisis educacional que esta justa causa se mantenga viva y que no muera en manos del olvido y de esa política que nos da asco.

Te lo dice,

R.F.S.K.



Si te gustó, gracias por compartir. Si no te gustó, gracias por comentar.